Revolver - grupo musical - banda
ACTUALIDAD
foto

Carta de fin de año de Carlos Goñi

Publicada: 30/12/20
Podría comenzar estas líneas diciendo que este año ha sido un año para olvidar. Esa sería una manera.
 
Pero me parece más útil comenzarlas diciendo que ha sido un año para recordar.Dicen, y así lo creo yo también, que es imprescindible tener presente la historia para intentar que no se repita porque en realidad con los errores nuevos que cometemos a diario ya tenemos bastante; de ahi que particularmente haya decidido no olvidar nunca este año. Somos muy pequeñitos, muy frágiles, estamos bastante indefensos y queda demostrado que el tamaño no importa mucho. Para muestra sólo hay que ver los estragos de algo tan ínfimo como el bicho este que nos ha paralizado por completo: un mundo de 7.500 millones de personas.Tengo la sensación de que cuanto más grande y amplia haya sido y sea la vida interior de cada uno menos problemático habrá sido este año. Cuanto menos espacio fuera de la cabeza se necesita, más prescindible se vuelve el entorno, las cosas, las calles, el día, la noche, lo dulce o lo salado.
 
Aquí donde me ha pillado este asunto, dispongo de un internet bastante limitado, y durante los meses de confinamiento más duro, no podíamos conectar dos dispositivos a la vez. Al principio todo eran improperios y mala leche, que si vaya infraestructuras tenemos, que vergüenza, blah, blah, blah. Bobadas. Su uso en malas condiciones lo acabe convirtiendo en “no-uso” de una manera deliberada, y eso me permitió disponer de unas cuantas horas más al día para otros menesteres que de repente se convirtieron en prioritarios.
 
El primero, la salud. Principio y fin de todas las cosas; sin ella, apaga y vamonos, y como dice un amigo mío, sin salud uno se ve ya en la puerta de embarque.
 
Mi 2019 fue un año muy duro físicamente. Había perdido otra batalla contra los kilos de más y por si fuera poco dos hernias discales y una protusión me mermaron muchísimo la actividad diaria y lo que era peor: mis conciertos.
 
Hasta ahí podíamos llegar: eso sí que no lo iba a permitir por más tiempo.
 
Mientras el país entero se atrincheraba, muchos aún siguen en ello, en sus creencias ideológicas como si de un equipo de fútbol se tratase y viesen al de enfrente como un enemigo a batir, decidí salir de esa cancha estúpida y dedicarme a solucionar mis batallas, mejor dicho: mis guerras.Nueve meses después he ganado la susodicha guerra a las dos cosas: a mis dolorosisimas hernias con mucho deporte y a mis kilos con 35 de ellos menos. ¿Fue fácil?, no: no lo fue. Pero este bicho de mierda me ha enseñado que si ya de por sí somos tremendamente frágiles, como decía más arriba, yo no se lo pienso poner más fácil aún. Que se me puede llevar por delante, sin duda. Pero que le va a costar, también.
 
Y de repente ya podemos salir. Y podemos vernos. Y me dejan tocar..!
 
Y salgo al escenario.. y estáis, seguís, ahí. Jamás se me olvidará la cara que puse cuando vi que con mascarillas, incomodos, con miedo, sentados al aire libre en verano, ¡sentados al aire libre en verano..! Os comportasteis de la forma más consciente, respetuosa con la situación y coherente que se pueda imaginar. En las redes sociales y demás patios de colegio quedaban embarradas las discusiones, los pareceres, las ideologías, los insultos, los fachas y comunistas verbalizados de gratis, los “y tu más”, los de la vuelta al 36, los republicanos, los monárquicos, los nacionalistas de todo tipo (mayores y menores), los saboteadores y los saboteados, en fin: lo que tenia delante eran personas desprovistas de gasolina apaga-fuegos y sin cócteles de veneno que lanzar. Nada más y nada menos. Eso y nada más que eso es lo que yo he visto delante de mí cada noche. Personas con ganas de vivir, de compartir, de reír, de discrepar, como no..Pero no de pelear. Y puestos a hacerlo, que fuese contra el bicho.Jamás en todos los años que llevo de profesión me he sentido tan orgulloso de pertenecer a ella como en este. Todas y cada una de las personas involucradas en los conciertos han sido tremendamente ejemplares e inspiradoras sobre cómo hacer bien cualquiera que sea el desempeño que se deba hacer. Nunca he visto más rigor, más profesionalidad ni más excelencia que en el personal, promotores, técnicos, ayuda de campo, seguridad etc, de este verano. Por cierto: ni un solo contagio en un concierto. No hablo de fiestas privadas, y locuras de cualquier tipo. Hablo de conciertos organizados por responsables. Queda dicho.
 
Cierto es que sin vuestra colaboración por hacer las cosas bien jamas habrían podido ellos hacer su trabajo; cierto. Pero, ¿veis? Lo hicimos entre todos: no por bandos. Siendo conscientes de el lío donde estamos metidos y sin que nos marque el camino politización alguna. Normalmente el ser consciente de una situación consigue que la conciencia duerma tranquila; shhh.. sigamos dejándola dormir.
 
No creo que vayamos a salir más fuertes (propaganda politiquera), pero si creo que saldremos sabiendo que la salud, como dije antes, es el principio y final de todas las cosas: tanto la física como la mental. Y que el que sea un idiota, probablemente, lo seguirá siendo, el que sea

generoso, probablemente, lo seguirá siendo también. Y el que no haya aprendido nada de esto que nos está ocurriendo pues ,lastimosamente, habrá perdido un año de su vida.Decía en una entrevista el doctor Rojas Marcos (para todo aquel que no le conozca, que le eche un vistazo..), algo así como: hablen, hablen, hablen.

Y a mi no se me ocurre mejor bálsamo para casi todo.

Cada uno de nosotros tendrá su tragedia particular, y lo que para unos será una montaña para otros será un grano de arena. Siempre encontraremos una forma de confrontación adecuada con el de enfrente para sacar a pasear nuestros demonios; y eso es una putada y una pérdida de tiempo descomunal. ¿No sería mejor buscar las playas en común, que seguro tenemos, y a partir de ahí construir en vez de escupir?

Eso es exactamente lo que he hecho este año, aprender a buscar lo que nos une y no lo que nos separa, joder.. eso ya lo sé..!.

Detesto los púlpitos y la demagogia barata ideologizada ; y las doctrinas, las sectas, me gusta el fútbol más que los equipos, y una charla larga sin acuerdo final al silencio por medio de un portazo.

Jamás hablo de “cómo debería de ser” no sé que cosa. Pero sí me gusta decir como me gustaría que fuese.

Y a este año nuevo que se nos viene encima lo único que le pido es que de verdad sea nuevo. Que retomemos nuestra vida (que no estaba tan mal, ni como creíamos ni como nos decían que era), que no claudiquemos ante una “nueva normalidad”; esto ha sido y es, una puta anormalidad. Que volvamos a pensar distinto y a disfrutar de que no hay un solo tipo de vino, gracias a dios, y que todos están buenísimos..! Y a que no es necesario escupir en la copa del otro solo porque “no es nuestro vino”.

En fin disfrutemos de que estamos vivos y como decía Garcia Marquez.. “vivir para contarla”.

 

Nos vemos ya mismo, ahí: donde siempre.

Un beso para todos y feliz año nuevo.

 

Share |

Volver a noticias

CONCIERTOS
23
ene
Lanzarote
Teatro Víctor Fernández Gopar El Salinero
30
ene
Valencia
Palau de Les Arts (Entradas Agotadas)
31
ene
Valencia
Palau de Les Arts (Configurando plano Covid)
06
feb
Alicante (Nuevas fechas)
Teatro Principal (Próximamente a la venta)
07
feb
Alicante (Nuevas fechas)
Teatro Principal (Próximamente a la venta)
27
feb
Getafe
Auditorio García Lorca.
06
mar
Molina del Segura (Murcia)
Teatro Villa de Molina
12
mar
Oviedo
Teatro Campoamor (Próximamente a la venta)
13
mar
Arganda del Rey
Teatro Casablanca
15
abr
Zaragoza
Auditorio de Zaragoza